EL NACIMIENTO DE NURIA  
   

El nacimiento de Nuria Rabadán Anadón, provocó un río de tinta e imágenes en los medios de comunicación, tanto a nivel regional como nacional...

Una vez que hemos recobrado la calma, hacemos recapitulación de lo acontecido, con un pequeño resumen por los medios de comunicación que se hicieron eco de la noticia, y que hemos podido constatar.


4-11-2001 El Periódico de Aragón
4-11-2001 Diario Teruel
4-11-2001 Antena Aragón -Noticias, 14:30 y 21:30 horas
5-11-2001 Antena Aragón -El Reloj 13:00 horas
5-11-2001 Radio Zaragoza -Estudio de Guardia, y en varios de los boletines locales de la cadena ser en Aragón
6-11-2001 Radio Zaragoza -Café con pólvora 
6-11-2001 TVE1. Informativo Aragón 14:00 horas  
TVE1. Telediario nacional 15:00 horas
TVE2. Informativo Regional 20:00 horas.
TVE1. Telediario nacional 21:00 horas 
TVE2. La 2 Noticias-Lorenzo Milá 22:00 horas.
7-11-2001 HERALDO DE ARAGÓN-TERUEL (noticia breve)
11-11-2001 HERALDO DE ARAGÓN-TERUEL (noticia a toda pagina color)
 
EL PERIÓDICO DE ARAGÓN 
4 DE NOVIEMBRE DE 2001. Calamocha. 

Un pequeño pueblo turolense, de 214 habitantes, ha vivido un acontecimiento que no festejaba hace años: el nacimiento de una niña.

EL PERIÓDICO.-TERUEL 
Loscos es un pequeño pueblo turolense perteneciente a la delimitación comarcal de Calamocha, aunque sus habitantes aseguran vivir "en una tierra de nada y de nadie, alejados de todo". De una población que en los años 60 superaba el medio millar de habitantes han pasado ahora a alrededor de 260. Esta es una historia que se repite en decenas de localidades de la provincia y que ha convertido a Teruel en el territorio con una de las tasas demográficas más bajas de Europa y uno de los índices de envejecimiento más elevados.

Antonio Gendive, de la Asociación Cultural Trassierra, asegura que "en Loscos, ni somos Zaragoza, ni casi Teruel; desde la capital, estamos tan lejos que casi ni nos sitúan en el mapa". La actividad es prácticamente inexistente: "Turísticamente, no existimos, pero tampoco industrialmente, y las comunicaciones, ni digamos". Sólo por poner un ejemplo, a Calamocha, que es la capital de comarca, cuesta ir 50 minutos por carretera.

ACONTECIMIENTO.- En medio de esta desesperanza, en Loscos ha ocurrido un acontecimiento que, en palabras de Gendive, "hacía 16 años" que no se festejaba: La llegada de un bebé. El pasado 28 de octubre, nació en el hospital Clínico de Zaragoza Nuria, hija de Jesús Rabadán y de María Pilar Anadón, la primera nieta de Pascuala y Vicente y de Gerardo y María. Jesús y María Pilar decidieron invertir la tendencia emigratoria de Loscos y se quedaron a vivir en el pueblo, donde residen sus padres y donde tienen todas su raíces.

Nuria no estará sola en Loscos. Podrá jugar con los otros cinco niños que viven en la localidad y que provienen de familias que han llegado de fuera para intentar que el pueblo renazca y que, según explica Antonio Gendive, una de ellas lleva el bar, otra la tienda y la alguacilería y otra el horno. Son tres de las siete licencias de actividades de servicios que hay censadas en Loscos.

Si este espíritu se mantiene, Nuria también podrá ir a la escuela del pueblo, que gracias a estos nuevos habitantes, sigue abierta. La llegada de Nuria es, para la asociación Trassierra, "una señal de nueva vida, que necesitamos para que el ejemplo cunda y para que Loscos resista".

 
HOY NOTICIA 
Diario de Teruel/3 Domingo, 4 de noviembre de 2001

UN NACIMIENTO DESPUÉS DE OCHO AÑOS Y LA LLEGADA DE TRES FAMILIAS DAN VIDA AL PUEBLO
Nuria siembra la esperanza en Loscos. Los vecinos quieren que la escuela siga abierta durante mucho tiempo

M. CRUZ AGUILAR/Loscos.
El día 28 de octubre será recordado por los 160 habitantes de Loscos. Ese día nació Nuria, una niña que ha llenado de alegría e ilusión a todos sus vecinos, quienes hacía ocho años que no veían un bebé en la localidad. Los padres de la niña, Jesús Rabadán y Pilar Anadón están encantados con la buena acogida que en el pueblo se le ha hecho a Nuria. Pilar explicó que la niña ya conoce a los vecinos puesto que "todo el mundo ha venido a verla, la casa ha sido un hervidero de gente desde que llegamos del hospital", comentó la madre. Jesús nació en Loscos, donde trabaja sus propiedades agrarias, y su esposa es de Letux, un municipio zaragozano. "Ella quiso vivir aquí y yo estoy muy contento, pues no es fácil que la pareja acepte residir en un pueblo más pequeño que el suyo y menos después de haber vivido durante veinte años en Zaragoza", comentó el padre de Nuria. Quienes más se alegran de que el matrimonio viva en Loscos son los padres de Jesús. "Somos muy felices de que nuestro hijo esté aquí. Cuando nos lo dijeron fue una gran sorpresa, pues pensamos que cuando se casaran se irían a otro sitio más grande", dijo la pareja.

La lucha de un pueblo.- Además de la alegría por el alumbramiento, la presencia de Nuria lleva implícita la esperanza de que la escuela de la localidad continúe abierta "Este año se hubiera cerrado de no ser porque de nueve meses hacia aquí han venido al municipio tres familias con cuatro hijos en total", indicó Pedro Elías, secretario de la Asociación Cultural Trassierra.

La niña es como el premio a un año de trabajo por parte de Loscos, que se ha volcado para que las tres nuevas familias que han llegado al pueblo -diez personas en total- se sientan cómodas. "Nos han tratado desde el principio fenomenal, todo el mundo nos echa una mano en lo que puede. La relación con la gente es buena, sobre todo con las mujeres, a las que conozco más porque son las que vienen a comprar a la tienda", explicó Loli Artal, que regenta el único comercio que hay en la localidad. Su marido, Juan José Ruiz es el alguacil del municipio. A sus 29 la joven decidió dejar las aglomeraciones de la capital aragonesa para mudarse, junto a su marido y sus dos hijos, a una localidad donde sólo hay un bar, un horno y la tienda existe porque la abrió ella. "Yo siempre había pensado en comprar una casa en un lugar pequeño y poder vivir cómodamente. Además, cuando eres más joven valoras otras cosas como los bares: o las discotecas, pero cuando tienes hijos lo que quieres es que ellos crezcan en un ambiente sano", subrayó Loli. La joven llegó al municipio turolense por recomendación de sus cuñados Vicente y Ramona, dos zaragozanos que se mudaron a Loscos para explotar el mesón de la localidad, que estaba cerrado por falta de personal. "Nos encanta la vida que llevamos aquí. Nuestra hija se ha adaptado de maravilla y a nosotros el bar nos va bastante bien", dijo Ramona.

 
HERALDO DE ARAGÓN -TERUEL - 
MIÉRCOLES, 7 DE NOVIEMBRE DE 2001

Loscos celebra el primer nacimiento en seis años.

HERALDO Teruel. El nacimiento de la pequeña Nuria Rabadán Anadón, él pasado día 28 octubre, ha constituido todo un acontecimiento Loscos un pueblo de doscientos habitantes cercano a Muniesa, que no registraba un alumbramiento desde 1996. Este nacimiento es todo un síntoma en un pueblo que ha recibido una inyección de vida con el reciente asentamiento de tres familias para hacerse cargo de servicios municipales y establecimientos que de otro modo, parecían abocados al cierre. El último nacimiento que se inscribió en el registro municipal data de 1996, aunque tanto el niño nacido entonces como sus padres emigraron del pueblo. La vivienda de la niña recién nacida se ha convertido en un lugar de peregrinaje para todo el vecindario, que se ha interesado por un hecho que no sucedía desde hace años debido a la emigración y al progresivo envejecimiento de la población. El padre de la pequeña Jesús Rabadán, de 37 años, trabaja en la agricultura dentro de una explotación familiar. Aunque tuvo que marchar a Zaragoza para estudiar decidió regresar a casa para llevar las tierras. Reside en Loscos con su esposa, Pilar Anadón de 31 años y natural de Letux (Zaragoza) desde hace tres años y no se plantean dejar el pueblo. Pilar Anadón explicó que "todo él pueblo está contento" con el nacimiento de la pequeña Nuria que se muestra algo aturdida y nerviosa por la expectación que su llegada al mundo ha despertado. Pilar añadió que la respuesta vecinal nos ha desbordado. Pilar explicó que en Loscos se siente a gusto "Todo depende de cómo quieras vivir, pero en el pueblo existen los servicios básicos"

 

HERALDO.es Edición del día 10-11-2001

Nuria, la niña que ha devuelto la ilusión a todo un pueblo

Nacer se ha convertido casi en un acto "heroico" en muchos pueblos de la provincia, azotados por la despoblación y el envejecimiento. La localidad de Loscos, con un nacimiento y la llegada de tres familias, es un ejemplo para la esperanza.

LUIS RAJADEL. Teruel.- El nacimiento de Nuria Rabadán Anadón el pasado 28 de octubre en Loscos, un pueblo de 217 habitantes que no registraba ningún alumbramiento desde hace cinco años, es todo un símbolo de esperanza para el medio rural. Muchos matrimonios jóvenes se resisten a dejar la tierra que les vio nacer y a ellos se suman también familias hartas de las grandes ciudades que están dispuestas a emprender una nueva vida lejos de las multitudes y el estrés.

La llegada de Nuria a una población que ya había olvidado lo que era un bebé ha ilusionado a todo el vecindario. "La gente se ha alegrado mucho por el nacimiento de nuestra hija", indica la madre de la pequeña, Pilar Anadón, que ha visto desfilar por su casa a todo el pueblo.

Los padres de Nuria, Pilar Anadón y Jesús Rabadán, vivieron en Zaragoza durante muchos años pero un buen día decidieron regresar a Loscos, localidad natal del padre, para trabajar la tierra. Recalcan que su decisión no fue un acto heroico, sino que salieron ganando con la elección. A su juicio, las ventajas de la gran ciudad se han magnificado y han deslumbrado a muchas familias que podrían vivir dignamente en los pueblos. Jesús afirma que en Loscos tiene "las mismas comodidades que en la ciudad. Además, en las ciudades, la vida entre semana se reduce a ir de casa al trabajo y poco más".

En opinión de esta pareja, las desventajas del pueblo se han exagerado. "Vivir en el pueblo no significa vivir aislado y los fines de semana puedes ir donde quieras", dice Jesús Rabadán. Su explotación agraria se centra en los cereales, como ocurre en toda la comarca del Jiloca. Laboralmente, considera que vivir en el pueblo tiene más ventajes que inconvenientes. "En las ciudades, muchos trabajadores tienen que pasarse horas en la carretera para llegar a su puesto de trabajo mientras yo lo tengo a unos pasos de casa".

Vicente Rodríguez también hizo las maletas con su mujer, Ramona, y su hija, Yeelén, de 10 años, y se trasladó de Zaragoza a Loscos. Explica que decidió dar este giro radical a su vida porque buscaba "tranquilidad". Desde hace nueve meses, la familia se encarga de llevar el bar-restaurante de la localidad. Vicente afirma no arrepentirse de la mudanza y asegura no añorar "nada de la ciudad". El recuerdo de su vida en el barrio zaragozano de Valdefierro está asociado a calles llenas de coches y prisas para compatibilizar un trabajo de albañil con el de dueño de un bar.

La vacante del empleo de alguacil de Loscos abrió las puertas a la llegada de Juan José Ruiz con su mujer y dos hijos, de 2 y 4 años. Con su esposa regenta también la tienda de ultramarinos local, que, junto con el bar, el horno y la escuela, son los servicios mínimos para que un pueblo se sienta vivo. Juan José explica "que aunque el sueldo es inferior al que cobraba como albañil en Zaragoza, los gastos también son menores "y nos apañamos igual".

La incipiente revitalización de Loscos refleja --según Antonio Gendive, de la asociación cultural local "Trassierra"-- una tendencia emergente entre parejas jóvenes de los pueblos que buscan "un estilo de vida alejado de los modelos urbanos pero con unos mínimos de confort". A su juicio, este fenómeno debe venir acompañada de un apoyo decidido de la Administración con prestación de servicios y facilidades burocráticas y fiscales para desarrollar proyectos privados.

Una primera consecuencia del asentamiento de tres familias con niños en Loscos ha sido el mantenimiento de la escuela, que, con cinco niños, dispone del mínimo alumnado imprescindible para seguir abierta. Antonio Gendive advierte, no obstante, de que la inyección de optimismo que han traído las familias recién llegadas y el nacimiento de la pequeña Nuria puede ser efímera. En su opinión, la situación de los pueblos acosados por la despoblación es "muy delicada". El cierre de una tienda o de un bar, "que no tendría ninguna repercusión en una ciudad, puede hipotecar el futuro de la localidad".

 
   

Actualizado 11-11-2001

 
 

 

www.loscos.info

inicio

contacto

Aviso legal